¿Cómo elegir un traje de Flamenca?

Es fundamental a la hora de elegir un traje de flamenca el consejo de un buen profesional que sepa guiarte en la elección . Primero hay que conocerse y saber lo que podemos o no llevar, para que el resultado sea siempre el mejor. Una vez elijamos el color y la línea , hay que tener muy en cuenta el ajuste del cuerpo, pero ¿cómo saber si el traje está bien ajustado? 

En Lina damos gran importancia a la constitución del cuerpo y su ajuste, de hecho siempre que un traje sale de nuestro taller está perfectamente ajustado a nuestra clienta. En este sentido hay que tener en cuenta varios elementos: altura de pecho, cintura, caderas, escote y mangas, pasamos ahora a explicar estos puntos.

PECHO

La altura del pecho es básica que esté bien situada para que el traje asiente y sea cómodo .

Para ello es muy importante realizar las pruebas con la ropa interior que decidamos llevar, o bien con nuestro propio sistema de ropa interior colocado directamente en el traje y que hace que no llevemos nada bajo él evitando las marcas que las prendas interiores producen.  Esta es una elección personal , en función del físico de cada clienta, le ayudaremos a valorar las distintas opciones.

Rocío Montero Diseñadora de Lina

Rocío Montero (Directora Creativa)

Es algo que habrá que tener muy en cuenta ya que cambia bastante el ajuste del traje.

 CINTURA

Con respecto a la cintura y el talle, estas forman parte importante de la estructura del cuerpo, ya que junto con los hombros son el soporte del vestido.

Al ser trajes muy ajustados la buena colocación de estos elementos serán básicos para que el traje tenga una caída impecable. Debe ir ajustada sin apretar, en su sitio sin forzar las formas, modelando el cuerpo más que aprisionándolo. La elegancia es naturalidad y ligereza de movimiento, para eso el traje debe marcar, pero a su vez dejar que el cuerpo fluya y se mueva con soltura.

Hay que tener en cuenta que pasamos muchas horas con el vestido y en diferentes circunstancias. El traje de flamenca es todoterreno, se puede lucir durante una semana de intensa actividad por lo que tiene que resultar muy fácil de llevar y natural, a la vez que fascinante y sensual, algo nada fácil de conseguir. La mujer debe sentir que es ella la que lleva el traje no al contrario.

ESCOTES Y MANGAS

Son elementos muy a tener en cuenta para valorar el traje y su ajuste. El escote más clásico suele ser el de pico en «V». Con las modas van variando de forma y altura, siendo en cualquier caso importante que asiente bien y no se desboque al bailar, que siempre permanezca en su sitio.

Con respecto a su altura , ésta variará en función del gusto, modas y físico personal, siempre teniendo en cuenta que el equilibrio del escote con el resto del traje es decisivo a la hora de definir el buen resultado de la prenda. Su altura y apertura serán tenidas en cuenta a la hora de la prueba.  En Lina aconsejamos para ello sentarse con el vestido, bailar… en fin hacer todo tipo de movimiento que luego vamos a llevar a cabo con el traje para tener la certeza del buen ajuste.

Las mangas son un aspecto muy destacable del traje de flamenca. Le dan una nota muy genuina al vestido ,  aportan movimiento y sensualidad a la silueta y  al baile. Las mangas de los trajes poseen un carácter tan elemental y personal que con sólo añadirlas a cualquier prenda, éstas adquieren una cualidad racial y flamenca que las define.

Técnicamente las mangas deben permitir una absoluta libertad de movimiento. Los brazos suben y bajan en el baile, describen círculos y formas, la persona que lleva el traje no tiene que tener inconveniente alguna a la hora de hacerlos. Para ello es necesario un estudio técnico  de la manga para que ésta cumpla su función esencial.

Trajes flamenca 2015

Colección 2015

 

FALDA Y MOVIMIENTO

Al llegar a este punto hablamos de los volantes y su forma y de una de las características particular de los trajes de Lina, cómo se mueven. Los volantes de nuestros trajes y su personal vuelo nos distingue , estos hacen que al andar tengan un movimiento tan peculiar de la firma , que da una personalidad especial a quien los lleva.

Dentro de esta peculiar forma de moverse, hay también que hablar de las enaguas. Éstas se tratan con especial cuidado, moldean el volumen que queremos conseguir y definen la silueta del traje. La composición de las mismas va en función del modelo, número de volantes, tejidos etc…

Nuestros vestidos siempre llevan enaguas , estas junto con el acabado artesanal de vivos, corchetes, cremalleras hacen que se valore en traje tanto por fuera como en su interior. Siendo este otro aspecto que nos caracteriza, y nos aporta el valor añadido de partes hechas a mano.

LA PRUEBA FINAL

La prueba es una parte decisiva en el buen resultado final del vestido. En Lina las pruebas suelen ser una o dos habitualmente. En la primera el traje está casi terminado, para que podamos apreciar el resultado final y así poder hacer los cambios para poder adaptarlo a nuestra personalidad que hacen de cada traje algo único y especial.


 Una vez ajustado el cuerpo y definido el volumen de la falda, en esta prueba podemos ver los posibles complementos, las distintas posibilidades de colorido y formas de mantones, pendientes, flores etc… para ir puliendo el aire final que queremos dar al traje. Podemos valorar la posibilidad de complementos distintos de día y de noche, para con un solo vestido dar diferentes resultados que hagan efectos innovadores y sorprendentes.

Es muy importante, ver el zapato y la altura de tacón que vamos a llevar. Un traje largo es muy incómodo y sucio, un traje corto si esta no es su intención puede resultar ridículo .  La forma en que andemos con él junto con el largo acertado del vestido harán que el traje sea un acierto o todo lo contrario.

 

¿Quieres alguna idea para tu traje de flamenca?

>> COLECCIÓN 2015 <<

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.